¡Gran final de temporada del Alevín!

AlevNAc

En el último partido que el Nacional jugó en casa, los cachorrillos del alevín vivieron un colofón a su gran temporada muy especial: saltaron a la pista en la presentación del primer equipo. Estos pequeños viven en una nube de ilusión y buen juego desde su participación en Globasket, allá por Semana Santa. Os dejamos con una visión muy particular de aquel torneo, la de su entrenador: Rober.

Bonitos, cortos, cansados, fantásticos, inolvidables, increíbles, duros, intensos, son algunas de las palabras que podrían describir los 7 días que nuestro alevín vivió en Lloret, en su primer torneo fuera de la Comunidad y empezando a lo grande con un torneo de talla internacional en el que todo invitaba a que nuestros chicos iban a pasar unos días para recordar en el futuro,

Los nervios estaban a la orden del día el viernes 6, a las 8:30 se había quedado en Atocha, pero muchos decidieron llegar antes, por si acaso, todo tenía que salir bien y nadie se podía permitir llegar tarde así que los papás tuvieron que hacer tiempo en la estación y hasta el ‘presi’ Beto pasó por la estación para desearnos suerte.

Tras un viaje tranquilo, se llegó al hotel, donde los nuestros no esperaron ni media hora, bañador en mano, no había mejor forma que empezar el torneo con un chapuzón, pese al frío que hacía, ninguno de los nuestros escatimo en ánimos y todos fueron al agua, cena y ‘a dormir’, entrecomillas porque las noches fueron nuestros mejores momentos, charlas, juegos, pelis, sí, íbamos a jugar, pero también a divertirnos y a conocernos más, y sí, nos conocimos, demasiado.

El primer día sería el más duro, el primer partido, abriendo el torneo, sería contra los campeones después del mismo, un partido muy duro contra un Maresmes (Cataluña) que desde el primer momento fueron superiores, pero nuestros chicos no bajaron los brazos pese a los nervios de quien vive una primera experiencia sin saber qué pasará. Casi sin descanso, otro chapuzón en la piscina y a pensar en el siguiente, contra los polacos esta vez (MKS Grojec) partido más asequible, pese a que el resultado final no lo demuestra. Empezamos ganando, jugando bien y siendo duros, pero cuando la grada de los polacos se llenó, nos vinimos abajo, nervios, malas decisiones y una situación que nunca habíamos vivido con tanto ruido en la grada y siendo la primera vez que jugábamos contra unos extranjeros. El primer día acabó con dos derrotas, pero seguíamos con ganas de disfrutar el torneo por lo que, paseo por la playa y a olvidarse de los resultados, que al día siguiente había más, y seguro, mejor.

El segundo día se empezó con las mismas ganas que el primero, una mañana de playa, y un partido a las 18:00 que, si queríamos clasificarnos, había que ganar, y así se hizo, primer partido ganado, jugando bien, y disfrutando contra los marroquís, dejando la imagen del torneo que tanto ha dado que hablar en Gigantes, Kiaenzona y Telemadrid, nuestro Stanis llevaba en brazos a un jugador contrario a su banquillo. Solo quedaba un partido ya de grupos que había que ganar también si queríamos jugar los cuartos, este contra los eslovenos, que también se ganó, solo quedaba saber si estábamos entre los dos mejores terceros, así que tocaba esperar a todos los partidos del día, con un poco de nervios, pero veníamos a disfrutar así que esa tarde volvía a tocar tarde de equipo, patatas, refrescos y a ver partidos, el tercero iba a ser día de basket, y vaya si lo fue.

Y a la 1 de la madrugada nos llegaba la noticia, estábamos clasificados, y nos tocaba el ‘Maresmes’, entre comillas porque cuando llegamos al pabellón, tuvimos otra sorpresa, nos tocaba el Barcelona, por lo que, todo se volvía más inolvidable, jugábamos contra el Barcelona, con la emoción que da jugar contra un equipo así. Y estos enanos nos hicieron soñar un poquito, al tercer cuarto el resultado iba igualado, incluso llegando a ir encima en el marcador, pero el Barcelona es el Barcelona y acabaron rompiéndonos un partido que nos dejaba ya fuera, pero aun con un partido por delante para quedar entre el 5º y el 8º, y se ganó, un partido muy bueno de nuestros pequeños contra los vascos que nos dejaban 5º o 6º, ya daba igual, la competición acababa y tocaba aprovechar el último día, excursión a una playa de rocas que Pablo nos enseñó y que dejó alucinando a más de uno.

Noches de risas, pelis y comilonas, días de playa, de piscina y de baloncesto, partidos emocionantes unido a unos papás que estuvieron siempre animando en la grada, una organización increíble que nos hizo todo mucho más fácil, una discoteca del hotel que nos hizo hacer amigos, y amigas, amigas también, y unos chicos, los nuestros, con los que da gusto convivir, hicieron de estos 7 días y 6 noches una experiencia difícil, muy difícil de olvidar y que, el año que viene, esperamos volver a repetir.

¡Gracias Globasket!

¡Enhorabuena chicos! Ahora queda lo más difícil: seguir creciendo dentro y fuera de la pista. Desde el club os ayudaremos siempre a que sigáis dando esos pequeños pasitos. ¡Sois muy grandes, canijos!

Categories: Crónicas

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields