El junior blanco pierde ante Covibar

El sábado por la mañana, el junior federado blanco se iba a enfrentar en Los Rosales a uno de los mejores equipos de su competición. Concretamente a Covibar Basket ‘B’, el líder de su grupo, que contaba sus doce partidos con doce victorias. Sobre la cabeza de los mostoleños sobrevolaba el partido de ida en Rivas, en el que un auténtico vendaval ripense hizo que los nuestros no tuvieran ningún tipo de opción desde el salto inicial. Pero los de Alberto Núñez venían con la intención de que en nuestra pista la historia fuera diferente. Ahora veremos si lo consiguieron:

Carlos Nieve.

Carlos Nieve.

CB Ciudad de Móstoles 37- Covibar Basket ‘B’ 76. Junior masculino federado.

«Fue un partido de pruebas, en el que íbamos a jugar con quintetos poco habituales y trataríamos de dar mucha más responsabilidad a jugadores que suelen contar con menos minutos». Con estas palabras, el mencionado Alberto Núñez, entrenador local, nos presenta sus intenciones sobre el partido.

Un partido al que sus jugadores salieron algo desacertados de cara al aro, pero que supieron suplir ese desacierto con una defensa mucho más intensa que en anteriores partidos. Pero, cuando fallas canastas debajo del aro, al final, el rival te acaba castigando con contraataques que ellos no yerran, más aún si los locales se quedaban lamentándose del error en el campo de ataque. Los diez minutos iniciales acabaron con catorce puntos de ventaja para los de Rivas, aunque la actitud en el juego por parte mostoleña era muy diferente a la del partido de ida.

El segundo cuarto, en palabras de su entrenador, «fueron los mejores diez minutos de este equipo en lo que llevamos de temporada». Controlaron el rebote con autoridad y fueron más que intensos en defensa, además de estar algo más lúcidos de cara al aro. «Si supiésemos meterlas… «, apuntilla el míster. El periodo fue para el equipo local por dos puntos, por lo que al descanso se llegaba con una diferencia de doce tantos en el luminoso.

Tras la reanudación, hubo unos minutos de desconcierto entre los azulones, sumados a un par de triples visitantes, hizo que estos pusieran tierra de por medio. «No hablábamos en defensa y las ayudas no llegaban o lo hacían tarde. Además, unos emparejamientos no muy adecuados nos hicieron mucho daño», así resume este periodo Alberto Núñez. Aun así, los porcentajes en ataque locales volvieron a ser altos y, unido a su presión defensiva, eso les mantuvo metidos en el encuentro.

El último cuarto tuvo muchas rotaciones y todos los que saltaron al campo cumplieron, jugando muy serios y sin dejarse ir hasta que el árbitro pitara el final. Cabe destacar el control del rebote del equipo y la encomiable actitud en los dos lados de la cancha de todos y cada uno de los jugadores que estuvieron en pista, porque, aunque algunos acaparasen más bola que otros, todos gozaron, más o menos, del mismo número de minutos. Además, los jugadores algo menos habituales compitieron muy seriamente y con muchas ganas. Eso sí, debemos mejorar en el acierto con los tiros fáciles tras rebote ofensivo o bajo el aro, que nos costaron muchos puntos del contrario al contraataque.


Sólo queda un partido para cerrar la temporada y nuestros chicos lo hacen contra los vecinos de Villaviciosa de Odón. Llegan al encuentro con las ganas intactas tras hacer un buen papel ante el líder y seguro que visitarán el Chema Martínez villaodonense con la intención de acabar la competición lo mejor posible y sumando una victoria más. ¡A por ellos!

Categories: Crónicas

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields