El junior azul se estrena ante Jesús María

El pasado sábado nuestro junior federado azul se presentaba en Los Rosales con las bajas de Christian y Anthony, pero iban a contar con el desparpajo y la ayuda de tres de los jugadores de nuestro cadete A: Miguel, Parrilla y Nico. Todos y cada uno de nuestros chicos venían con ganas de demostrar que eran mucho mejores jugadores de lo que decía el resultado del primer partido y, de ese modo, comenzaron el partido:

IMG-20151003-WA0007

CB Ciudad de Móstoles 63 – Jesús María 60. Junior Federado 1ª División.

Los mostoleños saltaron al campo muy concentrados y, al contrario que en partidos anteriores, dominando el rebote en los dos aros, lo que les permitía salir en rápidas contras y alcanzar sus primeras ventajas. Además, Lisner se convirtió en determinante para atacar la zona planteada por los visitantes y entraba hacia canasta como cuchillo en mantequilla, pero su segunda falta personal le mandó muy pronto al banquillo. Momento que los jugadores de Jesús María aprovecharían para ir reduciendo, paulatinamente, su distancia en el marcador.

El segundo cuarto se volvió a mover en los mismos parámetros: cuando los de Móstoles estaban intensos y movían bien el balón a través de sus bases, Gonzalo y Javi, se despegaban y alcanzaban ventajas superiores a los diez puntos. Además, Marco estuvo acertado desde el triple en este periodo con dos aciertos. Pero en el momento en el que se relajaban, hacían que los de la capital se volviesen a meter en partido. De ese modo, se llegó al descanso con sólo dos puntos de diferencia a favor de los locales.

La salida tras el entretiempo fue, como en Liceo, de lo mejor del equipo: Nieva e Iván fueron muy incisivos de cara al aro, mientras, en defensa, Percel era un constante dolor de cabeza para los rivales. Pero algún balón perdido de más y un par de decisiones malas, volvieron a hacer que la distancia se menguase y que se entrara en los últimos diez minutos con empate en el marcador.

IMG-20151003-WA0006

El último periodo: lo de siempre. Salida en tromba y consecución de ventajas para Móstoles, seguido de relajación y vuelta al partido de los visitantes. Así, se entró en el último minuto de partido con dos abajo para nuestros chicos, pero iba a aparecer un elemento inesperado: Miguel, cadete de primer año que con dos robos y una canasta iba a dar el golpe definitivo al partido y contagiaría a sus compañeros para que, esta vez, la ventaja ya no se esfumara y la victoria se quedara en casa.

Con la primera victoria ya en el bolsillo, ahora toca seguir luchando por mejorar y por ser constantes durante los cuarenta minutos. Seguro que, si lo consiguen, Beto estará la mar de contento con ellos y sufrirán menos sus incansables seguidores en las gradas. ¡Enhorabuena chicos y que sea la primera de muchas!

Categories: Crónicas

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields