El alevín de 2º gana por la mínima en Buen Consejo

El pasado sábado, los pequeños guerreros del alevín entrenado por Koke Feito se enfrentaban al Colegio Buen Consejo, equipo, a priori, muy fuerte, pero al que ya habían ganado en el partido de ida en Los Rosales por 54-48. Acudían con dos bajas importantes, Martín y Guille, pero con los refuerzos de Aarón y Sergio, del alevín de primer año, así que el equipo estuvo formado por Fer, Diego, Adri, Isma, Nacho, Álex, Marcos y los mencionados Aarón y Sergio. Nuestros chicos saltaron a la cancha con todas las ganas del mundo, pero no os vamos a destripar el final, ya que será un jugador del equipo, Marcos Martínez quien os relate lo que sucedió durante el partido:

Foto_equipo_Alevin_A

Colegio Buen Consejo 67 – CB Ciudad de Móstoles 68. Alevín 2º año. Grupo 7

La cosa no iba a ser fácil y, desde el primer momento, lo tuvimos claro ya que nos costó mucho conseguir acceder a la pista del colegio, parecía un auténtico bunker del que no encontrábamos la entrada. Al final, pudimos llegar todos a tiempo de jugar. El partido iba a comenzar e iba a hacerlo en una pista exterior de cemento, seguramente la que utilizan para patinaje, lo que nos costó algún que otro susto, pero sin consecuencias.

La cosa comenzó muy ajustada y nadie conseguía despegarse en el marcador. Era uno de esos partidos en los que sabes que todo está apretado porque se escuchan más los gritos de los padres. También se escuchaba al entrenador rival, se le notaban los nervios, mientras, nosotros seguíamos a lo nuestro: esforzándonos tanto en defensa como en ataque y tratando de imponer nuestro ritmo al partido.

Era el segundo cuarto y aún no nos habíamos acostumbrado a una pista tan resbaladiza, por lo que no podíamos jugar a gusto debido a las caídas. Entonces, Koke, demostrando su enorme sabiduría, nos hizo caminar sobre un charco de refresco durante un tiempo muerto. No sabíamos si se le habría ido la cabeza o si se trataba de algún nuevo rito de iniciación, pero el caso es es que nuestros pies empezaron a agarrarse al suelo, como si de un todoterreno se tratase, y aprendimos así un nuevo uso que darles a las latas de refresco.

En lo meramente deportivo, llegamos al descanso ganando por dos puntos: 29-31. El partido seguía sin decidirse claramente hacia uno u otro equipo y ambos conjuntos hacíamos méritos para llevarnos la victoria. El Buen Consejo jugaba a gran velocidad y, esforzándose en defensa, cortaba un buen número de nuestros pases, aunque estuvieron muy acertados en el tiro. En nuestro caso, la defensa presionante con ayudas sobre su saque empezó a dar frutos, por lo que también conseguimos robar muchos balones, aunque nos faltaba controlar el rebote. ¡Cómo echábamos de menos al larguirucho de Martín!

Durante el quinto sexto y pese a que ellos corrían como liebres, nuestro equipo aguantó el tipo, sobre todo a nivel físico, donde la comba que nos hacen saltar nuestros entrenadores está haciendo su efecto. Quedaban pocos minutos y en el acta, la diferencia de puntos era mínima, por lo que los nervios y las ganas de llevarnos el partido fueron en aumento.

En el periodo final, aunque no sabíamos exactamente el resultado, sabíamos que estaba muy apretado y fue aumentando la incertidumbre poco a poco. La expulsión de Nacho por cinco faltas, algunos tiros que se salían, pases que no llegaban… las cosas se nos complicaban, pero, cuando pitó el árbitro, el marcador nos era favorable por un punto, 67-68, y conseguimos una merecida y disputada victoria que se iba a volver con nosotros de vuelta a Móstoles.

Por último, no me gustaría acabar sin dar las gracias a todos los padres y madres que, durante toda la temporada, han asistido a cada partido, por lo mucho que nos animan todas las mañanas, haya madrugón o no. Tampoco puedo olvidarme de nuestros tres entrenadores que con tantas ganas nos dirigen y nos ayudan a dar los pasos necesarios para mejorar.


Pues nada chicos, enhorabuena por una victoria tan sudada y merecida y, sobre todo, suerte de cara al último partido que el sábado tenéis en Los Rosales ante un rival tan duro como el Baloncesto Leganés. Ojalá podáis acabar la temporada con muy buen sabor de boca y la victoria bajo el brazo, ya que, desde el club, estamos muy orgullosos de la trayectoria que habéis llevado todo el año. De verdad, enhorabuena y seguid trabajando, porque vais en muy buena dirección.

Categories: Crónicas

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields