El 1ª Femenino da la cara ante Leganés

El domingo por la tarde visitaba Los Rosales uno de los cocos de la competición de 1ª Autonómica Femenina: Grupo EM Leganés. A la gente le dio igual el derbi madrileño y se apuntó al del sur de la comunidad de Madrid, ya que la grada presentaba una gran entrada y los gritos de ánimo se iban a escuchar durante los cuarenta minutos de juego. Todo estaba preparado para el debut en la competición de las chicas de Manu Pastor y ninguna de ellas nos quería decepcionar, como luego pudimos ver por su entrega en la cancha.

Fem

CB Ciudad de Móstoles 59 – Grupo EM Leganés 65. 1ª Autonómica Femenina. Grupo Par.

Balón al aire y cuatro cuartos por delante en los que, desde ese salto inicial, no se dejó de ver entrega y lucha por parte de ninguno de los dos contendientes. Los primeros diez minutos se pueden resumir en dos equipos que se sacudieron los nervios lo antes que pudieron y en el que pudimos ver las primeras pinceladas de lo que quiere el entrenador mostoleño que sea su equipo en la cancha: intensidad en defensa, rápidas transiciones al ataque y mucha fluidez con el balón. En este periodo las leganenses comenzaron a coger sus primeras ventajas, aunque sin conseguir romper del todo el partido.

El segundo cuarto iba a seguir una tónica parecida, pero los nervios y las imprecisiones en ataque hicieron acto de presencia en las locales y eso fue aprovechado por su rival para conseguir estirar la diferencia en el marcador hasta la barrera de los diez, esa que llaman psicológica. Tocaba arenga en el vestuario y volver al campo con las pilas cargadas para intentar darle la vuelta a un encuentro que pintaba cuesta arriba.

Y casi se consigue, la segunda parte fue un poco como una montaña rusa para las mostoleñas: unos primeros minutos en los que parecieron despertar y todos creímos que iban a volver a entrar en el partido, seguidos de instantes de nerviosismo y algo de frustración al ver que no se recortaba tan fácil la desventaja y que el equipo contrario seguía con un ritmo de juego alto y con mucha precisión en ataque. Hasta que llegó el vendaval.

El equipo entró en el último minuto y medio con quince puntos de diferencia en contra y, desplegando un juego alegre y una defensa presionante en todo el campo, consiguió ir limando esa desventaja hasta los seis puntos finales a base de casta y un acierto brutal en ataque. ¡Lástima que sonara la bocina de final del partido!

Bueno, estos son los partidos de los que hay que aprender. Si se planta cara ante un rival tan, teóricamente, superior, estamos seguros de que la temporada que tienen por delante estas jugadores y que nos van a ofrecer será digna de recordar. Toca resarcirse y salir a por todas durante los cuarenta minutos en poco más de una semana en campo de Vallecas. ¡Allí os esperamos!

Categories: Crónicas

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields